Archivos para Mercedes Menchero Verdugo

Niebla

julio 7, 2013 — 3 comentarios

Niebla : NovelaNiebla
Nivola
Miguel de Unamuno
Generación del 98
Voz: Mercedes Menchero
Duración: 6 Horas
Selección Musical: Mercedes Menchero
Grandes Novelas del siglo XX

Escuchar Demo:

Descargar Demo

Niebla relata la historia de Augusto Pérez, un hombre que se rebeló contra su creador, Miguel de Unamuno. ¿Somos todos personajes de ficción? ¿Es, por lo tanto, la vida un escenario? ¿Cuál es nuestro papel?…
Éstas y otras preguntas se plantean en las páginas de esta Novela, cuyo título expresa la incertidumbre del ser humano ante la vida y la muerte.

Descargar Audiolibro : Niebla (Unamuno) 

Precio especial de la descarga : 2 Euros

Unamuno, Niebla

Otra obra maestra; una de las mejores novelas de la Literatura Española.

Miguel de Unamuno
Literatura alemana
Literatura francesa
Literatura inglesa

Descargar Niebla : Unamuno

Anuncios

Poemas Semana Santa

José Luis Fernández Corro
Voz: Mercedes Menchero Verdugo

Selección Musical : Mercedes Menchero Verdugo

4 Poemas Gratis:

 Getsemaní; Crucifixión; Hacia el Sepulcro y Domingo de Ramos
Descargar Ebook Gratis (pdf)

La alegría en arrebato del doble enamorado –de su novia y de Dios-, en Domingo de Ramos; la pregunta de fuego, que surge del alma del poeta, en Getsemaní; las últimas palabras de Jesucristo antes de morir, palabras de amor hacia su Madre, puros destellos del corazón del Dios Hombre, en medio de la negrura de esta tierra, en Crucifixión; Y ese cielo, que ya no es sólo tal sino el mismísimo resplandor del Alma del Mundo, del Cristo Resucitado, en Hacia el Sepulcro… Estos cuatro poemas de José Luis Fernández Corro son una alegoría continua de la Luz. Sus versos son tizones incendiados de belleza y plegaria, palabras-llama que, al ser leídas, se prenden como lámparas de aceite que el poeta ofrenda en una escritura rotunda, sabiendo sujetar con maestría las riendas de su fe religiosa. La pasión por la Luz hace surgir, en Fernández Corro, lo diáfano de una poesía que, al hablar de Cristo y a Cristo tal como él lo concibe, lleva al lector a vislumbrar el reflejo magnífico del Señor.

Getsemaní

Getsemaní


Descargar Gratis: Getsemaní

Getsemaní

¡Oh, huerto! ¡Divino huerto!

Jardín de pasos perdidos.

¿Qué sentimiento escondido

Te llevó, Maestro, allí?

Huerto obscuro, tan hostil,

Antesala de un Calvario,

De Tu Pasión y Tu Muerte

Por el vil.

De Tu corona de espinas,

De los azotes crueles,

De las mofas, de las risas,

Del odio y de las inquinas,

De la lanzada y las hieles,

De Tu bendito sudario.

Sudor exhala Tu cuerpo

Por un cáliz de amargura,

sudor y sangre después,

En un Gólgota maldito

Donde Tú lanzaste un grito

En la postrera agonía,

Rogando a Dios Su cobijo,

Dulce Hijo de María,

Redentor de pecadores,

¡Oh, Señor del alma mía!

Con los tuyos Te prendieron

En el huerto, con dolor

Por un apóstol traidor,

Del Sanedrín confidente,

Tesorero del averno,

Treinta denarios de muerte.

¡Oh, huerto! ¡Divino huerto!

Jardín de pasos perdidos.

¿Qué sentimiento escondido

Te llevó, Maestro, allí?.

Descargar Gratis


Crucifixión

Crucifixión


Descargar Gratis: Crucifixión

Crucifixión

Amor de mis entrañas en la muerte,

A solas con mis penas y mis cuitas,

Yo soy como la flor que se marchita

Y no quiero morir sin poder verTe.

 

Se abren mis carnes al partir,

Hoy Viernes de dolor ¡Oh, Madre mía!

Los clavos aumentan mi sufrir,

Hoy, día de hieles y agonía.

 

Me aguarda obscuro un lecho de granito,

Tan fría cuna de materia inerte.

Yo soy el Señor que da la Vida,

Aquel que va a nacer d´ entre la muerte.

 

Imploro de Ti cual Nazareno,

Me alivies con palabras de ternura,

Que pueda Yo vivir sin amargura

Este Cáliz de dolor y desenfreno.

Descargar Gratis


Hacia el Sepulcro

Las Tres Marías

Descargar Gratis: Hacia el Sepulcro

Hacia el Sepulcro

Ya asoma la luz del día

Tras los montes de Judea,

Cuando, por tierras de Gólgota,

Salomé, la de Santiago

Y de Magdala, María,

Se dirigen al Sepulcro

Tocadas de negros velos,

Para ungir con sus perfumes

Al más grande entre los grandes,

Al más justo entre los justos,

Al más humilde entre humildes,

A Jesús el Nazareno.

Allí reposan los restos

Del Señor escarnecido,

Humillado y ofendido,

Atormentado, zaherido,

Vilipendiado y vejado

Por amor.

Allí reposan los restos

De Jesús El Redentor.

Ese rostro lacerado

Y de espinas coronado,

Transido por el dolor,

Radiante de luz divina

Ilumina aquella estancia

Asaz tan lóbrega y fría.

Y recordando a María,

Su Santa Madre afligida,

Rodeado de esplendor,

Resucita al tercer día.

“¿Quién nos correrá la piedra

De la entrada sepulcral?”,

Las tres mujeres murmuran,

Mientras dirigen sus pasos,

Entre alabanzas y llantos,

Al encuentro de Jesús,

Que del Gólgota, en la Cruz,

Reposa en la cueva obscura.

¿No habrá mano de varón,

En esta bendita tierra,

Capaz de mover la piedra

Del Aposento Divino?

Mas, cuando hubieron llegado,

Hallan pronta respuesta:

“¿Por qué buscáis d´ entre muertos

Al Galileo que vive?

¿No habéis visto un resplandor,

Que hasta el orbe ha iluminado,

Cuando, Jesús redimido

De su Sepulcro sellado,

Ha ascendido al infinito

En su Sudario Sagrado?”

Descargar Gratis


Domingo de Ramos

Domingo de Ramos


Descargar Gratis: Domingo de Ramos

Domingo de Ramos

Vamos aprisa a la iglesia

Que hoy es Domingo de Ramos.

Ponte tu negra mantilla

Y tus zapatitos blancos

Y esa estola tan bonita,

Con los adornos de blonda

Que te compré pa´ tu santo.

Apúrate, date prisa,

Ya sé que aún es temprano,

Mas tengo que ver al cura

Pa´ pedirle yo tu mano

Y comprar una gran palma,

Una palma y hasta un ramo,

Que las bendiga el Señor

En el Domingo de Ramos.

¡Qué guapa estás, amor mío!

¡Qué paz refleja tu cara!

Se me antoja que te pongas

Esos zarcillos turquesa

Que te compré aquella tarde

Que pasamos los dos juntos

En la feria de Granada.

Quiero sentir ante Dios

El olor a puro incienso,

La fragancia de tu pelo

Del color del azabache,

Tocado de negro velo,

Que contrasta con el rojo,

Con el rojo de tus labios

Carmesí.

Y postrarme de rodillas,

Con devoción infinita,

A los pies del Salvador,

Pa´ que me vea la cara

Roja de vergüenza y miedo,

Pa´ que perdone mis faltas,

Pa´ que alivie mi dolor,

Pa´ que bendiga mi alma,

Pa´ que acoja Él en su seno

A este pobre pecador.

[José Luis Fernández Corro]

Descargar Gratis


Descargar Ebook Gratis

Literatura Española

Semana Santa

La Anunciación

diciembre 20, 2012 — Deja un comentario

Mercedes Menchero : La Anunciación : Imagen

La Anunciación
Mercedes Menchero Verdugo
Madrid, Navidad 2012
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Selección Musical: Mercedes Menchero
Duración: 15 minutos
Descargar Directa gratuita: Audiolibro + Ebook

Audio completo:

Descargar Audiolibro gratis

La Virgen le habla al hijo que lleva en sus entrañas: Jesús de Nazaret.
La Madre expresa su amor y su espera, colmada de ternura, en un lenguaje sencillo e intimista que, al mismo tiempo nos presenta una visión de María de Nazaret como mujer iniciada en los saberes profundos de la Cábala y poseedora de una sensibilidad premonitoria.

La Anunciación

Un fantástico regalo en estas Navidades por cortesía de Mercedes Menchero Verdugo y Audio-libro.com

Mercedes Menchero Verdugo

Navidad

Literatura española

Descargar Audiolibro gratis

Descargar Ebook en formato pdf gratis


Verónica

Semana Santa (II)
Poemas:
La Verónica
El Sepulcro
José Luis Fernández Corro
Voz y selección musical:
Mercedes Menchero Verdugo
¡2 Audiolibros Gratis!

La Verónica

La sobrecogedora composición de la Verónica es el Vía Crucis, el camino del Señor hasta la cruz. En un lenguaje rotundo y tenebroso, el autor nos habla del sufrimiento físico y moral de Jesús y, paralelamente a ello, del imposible y callado amor de quien, junto a su madre, le acompañará hasta el final: La Verónica.

Escuchar: La Verónica

La Verónica

Va caminando el Señor

hacia el final de la vida

sangre, sudor y fatiga

la su cabeza transida

por el dolor del escarnio

de una corona de espinas

y su mirada perdida

busca entre el vulgo consuelo

y de repente, un pañuelo

acariciando su faz

enjuga el frio sudor

del hielo de la injusticia

y plasmado va en el lienzo

el rostro desencajado

de Jesús El Redentor

Un relinchar de caballos

unos clarines que suenan

una descarga de látigo

un rechinar de cadenas

reptando por entre el fango

de tan cenagosa via

como una vil alimaña

Él se acuerda de María

y el recuerdo de su madre

le libera en un instante

de esta cruel agonía.

Alza la vista hacia el Cielo

busca un respiro, una brisa

ansiedad, desasosiego

y en su rostro lacerado

fugazmente se dibuja

una divina sonrisa.

En una esquina cualquiera

de esta calle de amargura

entre lo umbrío y lo angosto

d´entre la turba pagana

tuvo lugar el encuentro

y en elevando sus ojos

descubrió Jesús el rostro

de aquella samaritana

En un diálogo mudo

sin tan siquiera un susurro

Verónica y Cristo hablaron

con sus ojos dialogantes

y les bastó un solo instante

de recogido silencio

para decir ¡¡tantas cosas!!

José Luis Fernández Corro

Descargar Gratis La Verónica



El Sepulcro:

En el poema El Sepulcro se nos lleva hasta el lugar santo donde estuvo el cuerpo de Jesús de Nazaret.
Ya desde los primeros y bellísimos versos, se nos traslada en un instante hasta la escena: Aceites, bálsamos, olor de flores y un sudario sobre el que revolotean mariposas, el ejemplo más hermoso de muerte y resurrección en la naturaleza y símbolo altamente estético, sabiamente empleado por el autor.
Los versos que le siguen nos describen la imagen de Cristo elevándose en los cielos, vencedor de la muerte y del tormento, mas a quien el poeta sigue rememorando como el más humilde de entre los hombres.

Escuchar El Sepulcro:

El Sepulcro

Esa cueva sepulcral

de fragancias olorosas

esos  aromas sutiles

de jazmines y de rosas

revuelo de mariposas

en torno al sudario frío

porque Jesús el Judío

resucitó d´entre muertos

y levitando glorioso

por el espacio infinito

buscó la mano  de Dios

nuestro Padre Eterno

que le alejó de esas puertas

de pecado y agonía

de las puertas del Averno

Es el Cristo Salvador

el de la flagelación infame

aquél de la vil corona

el que cayó hasta tres veces

entre el escarnio y la mofa

aquél que en Getsemaní

pidió al Padre que apartara

el Cáliz de la injusticia

el hijo del carpintero

el que ha devuelto al mundo

esa paz y esa armonía

al que enla Noche Sagrada

alumbró una tal María

José Luis Fernández Corro

Descargar Gratis El Sepulcro

Semana Santa

Mercedes Menchero

Literatura española

José Luis Fernández Corro

Ir a La Verónica

Semana Santa

abril 2, 2012 — 2 comentarios

Semana Santa
Poemas:
Jueves Santo
Viernes Santo
José Luis Fernández Corro
Voz y selección musical:
Mercedes Menchero Verdugo
¡2 Audiolibros Gratis!

La Semana Santa española y el significado sagrado de sus pasos aparecen magistralmente retratados en el poema Jueves Santo, en el que se entremezclan el ímpetu del poeta animando a la manola a vestirse para la procesión y la emoción contenida de la fe religiosa, ofreciendo al lector una descrición pictórica muy viva de la escena, que va directa a los sentidos: casi se huelen las flores y los cirios y se siente como propia la premura con la que es instada la devota a llegar a tiempo ante la imagen.
Viernes Santo es una oración al Cristo clavado en la cruz, una súplica a Dios del hombre, que contempla horrorizado el sufrimiento y la muerte de Jesús. Los versos, de una fuerza arrasadora, son ahora oscuridad, infinito dolor y derrumbe completo del alma ante el sacrificio del Señor.

Jueves Santo:

Descargar gratis este poema del Jueves Santo

Fresco está el aire de abril
fresco y hasta perfumado
y los verdes nazarenos
de grandes  escapularios
acompañan a su Virgen
en procesión y ordenadosCon emoción contenida
¡¡guapa!! .. gritan a la Virgen
que recibe los halagos
entre sonrisas y llanto
de una madre doloridaDe repente una saeta
surge de un balcón de al lado
las estrellas hacen guiños
al unísono,  vibrando
en la curtida garganta
del que hace rezo del cantoPonte romero en los pies
y oro fíno en tus orejas
luce peineta y mantilla
y adorna con estas flores
los rizos de tu cabezaDate prisa  .. no te pares
que tenemos hoy la cita
con Dios nuestro Padre Eterno
para postrarnos de hinojos
y darle gracias hoy Jueves
día del Amor Fraterno

José Luis Fernández Corro

Viernes Santo

Descargar gratis este poema del Viernes Santo

Dios mío que estás en las alturas
alarga la tu mano a este afligido
que lucha por vencer la vida dura
aparta de mi vista este Calvario
este Cáliz injusto y necesario
la grandeza del hombre redimido
 
Este viernes de dolor y de agonía
imploramos sumisos tu perdón
y yo sé que es arrogancia y cobardía
pretender de tu gloria este blasón
sin haberte ofrecido una oración
como canto de alabanza en armonía
 
Estás solo, negado, escarnecido 
y clavado en la Cruz .. ¡Oh Jesús mío!
por el odio de los hombres Tú estás muerto
te encomiendas al Padre en la agonía   
e inclinas tu frente  dolorido  
en la cima de un  Gólgota desierto 
 
 
Al alba obscurece, silba el viento
la bóveda del Cielo hecha jirones
la luna viste un negro riguroso
el sol se extingue así, como un lamento
y surge un manto obscuro y desabrido 
es la cólera de un Dios enfurecido
¿es de otrora este drama? 
es ….Viernes Santo
 
José Luis Fernández Corro 

Colección Nuevos Autores
Literatura española
Poesía

El maestro Memling

enero 31, 2012 — 2 comentarios

El maestro Memling
Mercedes Menchero Verdugo
Voz: Mercedes Menchero
Selección Musical: Mercedes Menchero
Duración: 13 Minutos
Audiolibro gratis
Coleccción Nuevos Autores

Escuchar El maestro Memling:

¡Descargar audiolibro gratis ahora!

¡Descargar E-boook gratis ahora!

El maestro Memling es un breve relato acerca del pintor flamenco Hans Memling (1430-1494). Se trata de la historia imaginaria que bien pudo acompañar a la creación de una de sus obras más famosas: el tríptico de los Ángeles músicos, encargado para revestir un órgano y que durante un tiempo estuvo ubicado en la iglesia de Santa María la Real, de Najera.
La narración cuenta cuál pudo ser la motivación del artista para crear dicho cuadro y a su alrededor aparecen personajes históricos como los Reyes Católicos, contemporáneos de Memling, quien era uno de los pintores favoritos de la reina Isabel de Castilla. Otro personaje fundamental, aunque en el cuento sólo se menciona su nombre, es Juan Cornago, músico que sirvió en la capilla de Fernando el Católico y cuya música es el tema principal que suena como fondo: el kyrie de la misa Ayo visto de la mappa mundi.

Descargar ebook formato PDF

Descargar Ebook formato DOC

Literatura española

Mercedes Menchero Verdugo

Simbolismo

Audiolibros Gratis

Descargar Audiolibro Gratis : El Maestro Memling

Queremos añadir a esta publicación una entrevista emitida en el programa Véngase conmigo de José María Prieto en Intereconomía Radio con Mercedes Menchero Verdugo en la que se muestra cómo es Nuestra Amiga, Lectora, Colaboradora y Autora en el mundo del Audiolibro.

Escuchar entrevista:

Descargar este audio


No se oyen los pasos... Manuel Arduino

No se oyen los pasos en el corredor de la Muerte
Manuel Arduino Pavón
Voz y selección musical: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 4 minutos
FX: Audio-libro.com
Colección: Nuevos Autores

Escuchar Demo:

Descargar este audiolibro gratis

El tambor del corazón a ritmo de danza macabra.
La crónica interior de la fatalidad más implacable, el intenso monólogo interior de una espera que se mueve rápidamente hacia el hombre que teme y piensa.

Los pasos de un condenado a muerte por el corredor que lleva a la meta aborrecida.
Paranoia de unos pasos sordos que sólo retumban en la mente, pasos que anuncia la mente.
Ahora que el fin es inevitable, sólo queda anticiparse a los hechos, conjurar el espanto. Hacer magia con el miedo.
Un condenado a muerte escapa por el corredor de la mente hacia el otro corredor de la muerte.
Sólo los verdugos se envalentonan con el silencio del tambor. (Manuel Arduino)

Soy el condenado a muerte.
No puedo esperar nada más.
Y sólo me queda esperar.
No fueron claros.
Gas, silla eléctrica, inyección, máquina del tiempo.
Sólo me queda esperar hasta escuchar los pasos por el corredor de la muerte.
Dar mis propios pasos por el corredor de la muerte.
Me pesan los párpados.
Pero quiero estar consciente.
Que no me despierten los pasos atronadores.
Que me despierte mi madre en la cama de la chinita.
Y que me hable de papá.
Del condenado de papá.

Me parece haber escuchado el ruido del viento.
Una voz apagada.
Debo estar volviéndome loco.
No escucho los pasos por el corredor de la muerte y escucho las cosas muertas.
La cama de material.
La escupidera.
Pero ni una palabra del condenado de papá.

La condenó a muerte a mi madre.
Él tiene la culpa de todo.
De mi destino.
De este silencio y de estas voces.
Tiene la culpa más grande de la tierra.
Cuando escuche los pasos por el corredor de la muerte primero va a venir la culpa.
La culpa del condenado de mi padre.
Yo no lo maté solo.
La culpa de mi padre me ayudó.
La culpa, el ruido del viento, el susurro sucio de los condenados a muerte que atravesaron el corredor.
Mi padre los mató a todos.
La culpa de mi padre los barrió.

Oigo los pasos.
Vienen por mí.
Querría estar muerto para reírme de ellos.
Para reírme de la expresión estúpida en la cara de los verdugos.
Es sólo cuestión de tiempo.
El que ríe último ríe mejor.

No se oyen los pasos.
Es una tortura horrorosa.
Creo que me va a estallar el corazón.
Mejor así, así no les sirvo de carnada.
Se van a tener que conformar con una bolsa de carbón y hielo.

(Manuel Arduino)

Colección Nuevos Autores
Terror
Audiolibros gratis
Descargar No se oyen los pasos ahora


La novela de don Sandalio UnamunoLa novela de Don Sandalio
Jugador de Ajedrez
Miguel de Unamuno
Generación del 98
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 1 hora 14 minutos
Selección Musical:
Mercedes Menchero Verdugo (cc:by-nc-sa)

Escuchar Demo:

Descargar Demo

Precio de la descarga : 2 Euros        

Descargar Audiolibro : LA NOVELA DE DON SANDALIO

Miguel de Unamuno nació en Bilbao en 1864. Fue rector de la Universidad de Salamanca, ciudad en la que falleció en 1936. Pensador original y escritor fecundo, su obra ha influido decisivamente en las nuevas generaciones literarias.

Este donquijotesco don Miguel de Unamuno -así le llamaba el poeta Antonio Machado– ha sido el hombre más representativo, quizá, de su generación, la del 98. En toda su extensa obra late el mismo empeño: remover ideas, despertar, sacudir las mentes adormiladas o adormecidas. Se le reconoce como una de las mentes más profundas y originales de Europa, y su obra ha sido traducida a los más diversos idiomas. Entre sus novelas destacan La Tía Tula, Abel Sánchez, Niebla, San Manuel Bueno, mártir. Como ensayista y filósofo escribió En torno al casticismo, Vida de don Quijote y Sancho, El sentimiento trágico de la vida y muchas otras más.

La novela de don Sandalio, jugador de Ajedrez

Un personaje anónimo se retira a vivir a un pueblo en el que no conoce a nadie y nadie le conoce a él. Entre partida y partida de ajedrez en el casino, va escribiendo cartas a un personaje llamado Felipe, en el que le cuenta la vida, que él mismo imagina, del hombre con el que juega. Felipe se las envía a Unamuno, pidiéndole a éste que escriba una historia con ellas.
¿Somos lo que otros sueñan de nosotros? ¿Existimos porque los demás nos sueñan?… Es la cuestión existencial que plantea Unamuno.
Audiolibro: La novela de don Sandalio, jugador de Ajedrez

Literatura española

Literatura francesa

Realismo Literario

Mercedes Menchero

Descargar La novela de don Sandalio, jugador de Ajedrez


Un árbol de Navidad y una Boda
Fiódor Dostoyevski
Relato, 1848
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 24 Minutos
Música: Classiccat
Literatura rusa

Escuchar Demo

Precio de la descarga : 1 Euro

Descargar este relato

Fedor Dostoievski nació en Moscú en 1821, en el seno de una familia burguesa. Gran conocedor del alma humana, es uno de los más grandes novelistas de todos los tiempos. Falleció en San Petersburgo en 1881.

Arbol de Navidad

La policía secreta del zar acaba de detener a un grupo de revolucionarios. Entre ellos figura un joven escritor de aspecto débil y enfermizo, un tal Fedor Dostoievski, que tres años antes —estamos ahora en 1849— había publicado su primera novela, ¿as pobres gentes, con notable éxito. Los conspiradores son condenados a muerte. Sobre un carro, cargados de cadenas, el escritor y sus nueve compañeros son conducidos a la plaza Semenovsk, de San Peersburgo. Nieva suavemente y un viento helado azota a los reos. El oficial que manda el pelotón de ejecución da lectura a la sentencia, redoblan los tambores y los soldados preparan las armas. Un cosaco venda los ojos del novelista. Alguien solloza. De súbito, como un milagro, se oye un grito: «¡Alto!»


¿Qué es lo que ocurre? La sentencia ha sido conmutada en el último momento. Se perdona la vida a todos los condenados, y Dostoievski marcha desterrado a Siberia. Durante cuatro interminables años permanece en las heladas estepas asiáticas. Sufre los primeros ataques de epilepsia y parece imposible que su débil constitución pueda resistir la terrible dureza de la prisión. El escritor, sin embargo, resiste.

“Nuestro presidio —escribiría luego en su novela La casa de los muertos— estaba en el extremo de la ciudadela, dentro de las murallas. Si se mira por las rendijas de la empalizada, sólo puede verse un trozo de cielo y una elevada muralla de tierra cubierta por las altas hierbas de la estepa. Noche y día pasean por ella los centinelas, y el que mira se dice a sí mismo que pasarán años enteros y que verá por la misma rendija, siempre la misma muralla, siempre los mismos centinelas y el mismo rínconcito de cielo, no el que está encima de la pared, sino otro lejano y libre. Imaginaos un gran patio, de doscientos pasos de largo y cincuenta de ancho, rodeado por una empalizada hexagonal irregular, formada por estacas profundamente clavadas en tierra: tal es el recinto exterior del presidio. A un lado de la empalizada hay una gran puerta sólida y siempre cerrada, vigilada por centinelas, y que únicamente se abre cuando los presidiarios van al trabajo. Detrás de esa puerta está la luz, la libertad, viven gentes libres. Desde dentro de la valla imaginábamos todos ese mundo maravilloso, fantástico como un cuento de hadas. No era así el nuestro, pues no se parecía a nada conocido, y tenía sus costumbres, su aspecto y leyes especiales; era una casa muerta-viva, una vida sin analogías con la otra, poblada por hombres excepcionales…”


En 1854, al salir de la cárcel siberiana, Dostoievski no ha cancelado aún su pena. Todavía debe cumplir unos años de servicio militar obligatorio como soldado. Se casa y su fama como escritor va afirmándose cada vez más. Acosado por los acreedores, se ve forzado a escribir incesantemente. Tras ¿as pobres gentes, publica Humillados y ofendidos. La casa de los muertos y su obra cumbre, Crimen y castigo. En 1881 publicó ¿os hermanos Karamazov. La crítica universal considera hoy a Fedor Dostoievski como uno de los mejores novelistas de la historia de la literatura. El filósofo alemán Nietzsche dijo de él que «era la única persona que le había enseñado algo de psicología». Efectivamente, la penetración del escritor ruso llega a desvelar los más recónditos y oscuros misterios .del alma humana, demostrando al mismo tiempo una gran comprensión y simpatía por los humildes y desheredados de la fortuna. Su influencia se ha dejado sentir no sólo sobre la literatura rusa, sino también sobre la mundial.

Un árbol de Navidad y una boda

Este relato de Dostoyevski es un cuadro costumbrista que refleja a la alta burguesía de Petersburgo, a mediados del siglo XIX. En él, el autor narra las “maneras” de concertar una boda y los límites morales que se traspasan para conseguir el objetivo: un interés puramente económico y una prometida, niña aún, que pasa de estar bajo el dominio de su padre al de su marido. La habilidad descriptiva de Dostoyevski es aquí, como en todas sus obras, magistral, dibujando la psicología, tanto en caracteres como en actitudes de los personajes, de una forma impecable. A ello se añade la crítica sin ambages a la moral de su época, dando como resultado un retrato brutal de las “buenas familias” petersburguesas.

Realismo Literario

Naturalismo Literario

Romanticismo Literario

Surrealismo Literario

Descargar Un árbol de Navidad y una boda


A una dama que limpia los dientes
Poema
Lope de Vega
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
El Siglo de Oro
Música: Diego Ortiz (cc:by-sa-nc)
Duración: 1 : 32
Descarga gratis

Escuchar Poema:

¡Descargar ahora este poema gratis!

“Lucinda” o “Celia”, otra de las amantes del Féniz de los ingenios, era, en realidad, Micaela de Luján; mujer casada de la que se enamoró Lope y con la que tuvo cinco hijos. Era comedianta, pero se conoce más de ella por los documentos que por los versos que le dedicó el autor. Durante un tiempo, Lope firmaba anteponiendo la M (inicial de Micaela) a su propia firma.

A una dama que limpia los dientes

Gente llama la caja belicosa
cuando se dora y limpia la jineta,
y cuando la ballesta o la saeta,
señal es de la caza codiciosa:
cuando desnuda de la vaina ociosa
la espada el cortesano, honor le aprieta;
cuando se limpia el tiro o la escopeta,
señal es de la guerra sanguinosa;

y cuando el arco de marfil bruñido
de sus dientes Lucinda los despojos,
con la saeta de su lengua asido,

señal es que a matar y a dar enojos;
si no es arco del cielo que ha salido
a serenar la lluvia de mis ojos.

Lope de Vega

Siglo de Oro

Literatura Española

Descarga directa gratis

Poesía


A una dama que le preguntó que tiempo corre
Poema
Lope de Vega
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Música: Luys de Milán (cc:by-sa-nc)
Duración: 1 : 39
Descarga gratis

Escuchar poema:

¡Descargar gratis este poema!

Apasionados y numerosos son los amoríos en la vida sentimental de Lope de Vega. Filis es el nombre ficticio de la primera mujer a la que amó, cuyo nombre real era Elena Osorio. Despechado porque esta se prendó de otro hombre, Lope le dedicó a ella y a su familia una serie de poemas difamatorios y burlescos, llenos de ironía, por lo que se le condenó a seis años de destierro.

El soneto pertenece a la obra Rimas humanas y divinas del Licenciado Tomé de Burguillos*.
  • Heterónimo del autor y uno de los primeros antecedentes de dicha figura literaria en la historia de la literatura

A una dama que le preguntó que tiempo corre

El mismo tiempo corre que solía,
que nunca de correr se vió cansado;
deciros que es menor el que ha pasado,
demás de necedad, vejez sería;
o mayor o menor, hay noche y dia,
sube o declina, Filis, todo estado;
dichoso el rico, el pobre desdichado,
con que sabéis cuál fue la estrella mía.
Hay pleitos, y de aquestos grandes sumas,
trampas, mohatras, hurtos, juegos, tretas,
flaquezas al quitar, naguas de espumas;
nuevas mentiras, cartas, estafetas,
lenguas, lisonjas, odios, varas, plumas,
y en cada calle cuatro mil poetas.

Lope de Vega

Siglo de Oro

Literatura Española

Descarga directa gratis

Poesía


Dos de Mayo de 1808, 2 de Septiembre de 1870
Cuentos inverosímiles
Benito Pérez Galdós
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 17 Minutos
Música: Celestial Aeon Project (cc:by-nc-sa)
Audiolibros Gratis

Escuchar Relato:

Descargar gratis

 

Benito Pérez Galdós, el más grande novelista y cronista español del siglo XIX, nació en Las  Palmas (Canarias) en 1843. Ingresó en la Real Academia y falleció en Madrid en 1920.

Galdós representa el punto culminante de la novela española del siglo XIX.  Entre sus obras más famosas deben citarse Doña Perfecta, Fortunato y Jacinta y Marianela. Destacó también como dramaturgo; pero fue precisamente en sus Episodios nacionales donde desplegó con más brillantez sus insuperables dotes de narrador.

El Grupo Editorial www.audiolibro.org tiene el placer de publicar totalmente gratis este relato ambientado en el Madrid del 1808, donde una madre busca desesperadamente a su hijo Mundo. Una interesante reflexión sobre la Guerra y sobre el Hombre.

 


Soneto de Góngora

febrero 24, 2010 — 2 comentarios

Soneto de Luis de Góngora audio-libro.com descarga gratisSoneto
Luis de Góngora
Siglo de Oro
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 1:42
Música: Mark Van den Borre
(cc:by-sa)
Descarga directa gratis

Escuchar Soneto

Descargar ahora

Luis de Góngora y Argote nació en Córdoba en 1561. Al final de su vida se ordenó sacerdote y fue nombrado capellán de honor de la Corte de Felipe III. Escribió letrillas, romances y dos extensos poemas: El Polifemo y Las Soledades. Murió en Córdoba de 1627.

Duélete de esa puente, Manzanares;
Mira que dice por ahí la gente
Que no eres río para media puente,
Y que ella es puente para muchos mares.

Hoy, arrogante, te ha brotado a pares
Húmedas crestas tu soberbia frente,
Y ayer me dijo humilde tu corriente
Que eran en marzo los caniculares.

Por el alma de aquel que ha pretendido
Con cuatro onzas de agua de chicoria
Purgar la villa y darte lo purgado,

Me dí ¿cómo has menguado y has crecido?
¿Cómo ayer te vi en pena, y hoy en gloria?
—Bebióme un asno ayer, y hoy me ha meado.

DESCARGAR SONETO GRATIS

Hombres necios Poema

diciembre 7, 2009 — 2 comentarios

Hombres necios
Poema
Sor Juana Inés de la Cruz
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 3 minutos
Descarga directa gratuita
Música: Ehma (cc:by-sa)

Escuchar Poema:

 Descarga gratis este poema

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, nació en San Miguel Nepantla, México, 12 de noviembre de 1651 (o 1648, de acuerdo a algunas fuentes). Murió en Ciudad de México, un 17 de abril de 1695. Fue una religiosa católica, poeta y dramaturga novohispana. Por la importancia de su obra, recibió los sobrenombres de El Fénix de América y La décima Musa.

 

 

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego con gravedad
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que falta de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada,
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

La tristeza

noviembre 18, 2009 — Deja un comentario

La Tristeza
Anton Chejov
Voz: Mercedes Menchero Verdugo
Duración: 15 Minutos
Música: Doc & Lena Selyaina
(cc:by-sa)

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga : 1 Euro

 

DESCARGAR 

Otro magistral relato de Anton Chejov que nos llenará el alma de nostalgia, pero también de alegría y emoción. Estamos convencidos que esta adaptación sonora del cuento a cargo de Mercedes Menchero será del agrado del todo el mundo.

Más audiolibros de Anton Chejov

DESCARGAR AUDIOLBRO