Archivos para Poesía


cantarCantar de los Cantares
Salomón
Voz y adaptación:
María Teresa Ramírez García
Duración:
26 Minutos
Música: Ehma (cc:by-sa)

Primer Cantar:

Séptimo Cantar

Precio de la descarga: 2 Euros

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Para todos es bien conocida la gran sabiduría del Rey Salomón. En cierta ocasión, a dos mujeres que habían acudido a él para disputar la maternidad de un niño recién nacido, el sabio rey propuso cortar por la mitad al niño, con la seguridad de que la auténtica madre, antes de ver morir a su hijo, preferiría cederlo a la falsa, con lo que se podría descubrir quién era la verdadera. Y así ocurrió.
Aparte de ser un excelente gobernante se le atribuye la composición de los libros del Antiguo Testamento conocidos con el nombre de los Proverbios, Cantar de los Cantares y Eclesiastés. Las Sagradas Escrituras afirman que llegó a componer 3000 parábolas y 5000 cánticos.

Fragmento de El cantar de los cantares

El Cantar de Los Cantares es una especie de égloga pastoril en la cual, empleado un lenguaje propio de pastores, dialogan dos amantes recién casados. El grupo editorial Adiolibro.org, con la dirección de María Teresa Ramírez García, ha adaptado este precioso poema romántico en una bella versión sonora que cautivará muchas veces a aquellos que deseen escucharlo.

DESCARGAR

Cerraron sus ojos

junio 4, 2009 — 3 comentarios

cerraronCerraron sus ojos
Rima
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: Macu Gómez
Duración: 3 Minutos
Múscia: Torley on piano (cc:by)
Audiolibro gratis

Escuchar Poema:

¡Descargar ahora!

 

Extraído de Rimas [Rima LXXIII]
Cerraron sus ojos
que aún tenía abiertos,
taparon su cara
con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.

La luz que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho,
y entre aquella sombra
veíase a intérvalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.

Despertaba el día
y a su albor primero
con sus mil ruidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterio,
de luz y tinieblas,
yo pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la casa, en hombros,
lleváronla al templo,
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.

Al dar de las Ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos,
cruzó la ancha nave,
las puertas gimieron
y el santo recinto
quedóse desierto.

De un reloj se oía
compasado el péndulo
y de algunos cirios
el chisporroteo.
Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba
que pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas,
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.

Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo;
allí la acostaron,
tapiáronle luego,
y con un saludo
despidióse el duelo.

La piqueta al hombro
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
el sol se había puesto:
perdido en las sombras
yo pensé un momento:

¡Dios mío, que solos
se quedan los muertos!

En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a veces me acuerdo.

Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo.
Del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan los huesos…!
(…)

¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es, sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo
a dejar tan tristes,
tan solos los muertos.

DESCARGA GRATIS

G.A. Bécquer


Lost ChurchRomances
Compilados por Audiolibro.org
Voz: Paco Esquivias y Lola Acevedo
Duración: 25 Minutos
Música: Classiccat & MusOpen

 

 

PRECIO DE LA DESCARGA : 2 EUROS

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Escuchar 2 Romances Gratis:

Romance: Abenamar : Lola Acevedo Diaz

¡Abenámar, Abenámar,   moro de la morería,
el día que tú naciste   grandes señales había!
Estaba la mar en calma,   la luna estaba crecida,
moro que en tal signo nace   no debe decir mentira.

Allí respondiera el moro,   bien oiréis lo que diría:
—Yo te lo diré, señor,   aunque me cueste la vida,
porque soy hijo de un moro   y una cristiana cautiva;
siendo yo niño y muchacho   mi madre me lo decía
que mentira no dijese,   que era grande villanía:
por tanto, pregunta, rey,   que la verdad te diría.
—Yo te agradezco, Abenámar,   aquesa tu cortesía.
¿Qué castillos son aquéllos?   ¡Altos son y relucían!

—El Alhambra era, señor,   y la otra la mezquita,
los otros los Alixares,   labrados a maravilla.
El moro que los labraba   cien doblas ganaba al día,
y el día que no los labra,   otras tantas se perdía.
El otro es Generalife,   huerta que par no tenía;
el otro Torres Bermejas,   castillo de gran valía.
Allí habló el rey don Juan,   bien oiréis lo que decía:
—Si tú quisieses, Granada,   contigo me casaría;
daréte en arras y dote   a Córdoba y a Sevilla.
—Casada soy, rey don Juan,   casada soy, que no viuda;
el moro que a mí me tiene   muy grande bien me quería.

DESCARGAR ESTE ROMANCE GRATIS

Romances en formato audiolibro

Romance : Romance de Fernán D’Arias : Paco Esquivias

Por aquel postigo viejo
que nunca fuera cerrado
vi venir pendón bermejo
con trescientos de caballo,
en medio de los trescientos
viene un monumento armado,
y dentro del monumento
viene un cuerpo de un finado
Fernán d’Arias ha por nombre,
fijo de Arias Gonzalo.

Llorábanle cien doncellas,
todas ciento hijasdalgo;
todas eran sus parientas
en tercero y cuarto grado,
las unas le dicen primo,
otras le llaman hermano,
las otras decían tío
otras lo llaman cuñado.

Sobre todas lo lloraba
aquesa Urraca Hernando,
¡y cuán bien que la consuela
ese viejo Arias Gonzalo!:

—Calledes, hija, calledes,
calledes, Urraca Hernando,
que si un hijo me han muerto,
ahí me quedaban cuatro.

No murió por las tabernas
ni a las tablas jugando,
mas murió sobre Zamora,
vuestra honra resguardando.

DESCARGAR ESTE ROMANCE GRATIS

DESCARGA TODOS LOS ROMANCES

 

Romances


BackgroundLa creación-Poema indio
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Rámírez García
Duración: 15 Minutos
Música: Tom Fahy (cc:by-sa)

 

 

Escuchar demo:

Precio de la descarga: 1.50 Euros

20 Pistas

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Los aéreos picos del Himalaya se coronan de nieblas oscuras en cuyo seno hierve el rayo, y sobre las llanuras que se extienden a sus pies flotan nubes de ópalo, que derraman sobre las flores un rocío de perlas.

 Ilustración con el Himlaya de fondo

Sobre la onda pura del Ganges se mece la simbólica flor del loto, y en la ribera aguarda su víctima el cocodrilo, verde como las hojas de las plantas acuáticas, que lo esconden a los ojos del viajero.

En las selvas del Indostán hay árboles gigantescos, cuyas ramas ofrecen un pabellón al cansado peregrino, y otros cuya sombra letal lo llevan desde el sueño a la muerte.

El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre un abismo de grandeza y pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro…

DESCARGAR

Audiolibros de literatura española