Archivos para Romanticismo

La nariz

marzo 4, 2010 — Deja un comentario

La Nariz
Nikolái V. Gogol
Voz: David Tenreiro Martínez
Duración: 1 hora 2 minutos
Música: Evan (cc:by-sa)

 

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga : 2 Euros       

Descargar audiolibro

La nariz cuenta la parádojica y grotesca historia de una nariz que se desprende de la faz de un hombre para tener vida propia. Una alegoría sobrenatural y fantástica que desemboca en una realidad absurda. Otra genial idea similar a ésta la podemos encontrar en La Metamorfosis de Franz Kafka.

Descargar La Nariz de Gogol

Nikolái Gógol: La nariz

Nikolái Gógol

Anuncios

Oda a la melancolía

febrero 16, 2010 — 2 comentarios

Oda a la melancolíaOda a la melancolía
John Keats
1795-1821
Voz y traducción:
Marta Salvador Torras
Duración: 3:31
Música: Tom Fahy (cc:by-sa)
Descarga directa gratis

Escuchar Poema:

¡Descargar ahora!

Català

John Keats

John Keats está considerado uno de los grandes poetas británicos. El destino no havia designado para él, el mundo de la cultura. Había nacido en el Londres de 1795. Empezó muy joven como aprendiz de cirujano y se licenció en farmacia. Estudió literatura de forma autodidacta. En seguida se identificó con las corrientes estéticas más modernas: el rechazo a la sociedad burguesa, el retorno a la vida natural, el uso del lenguaje emocional, el culto a la muerte y a la noche. Es decir, con el romanticismo. Después de sus primeros trabajos la fortuna le sonrió y entró en el círculo de Shelley y Lord Byron, los poetas por excelencia del movimiento que lo introdujeron en el selecto mundo de los literatos.

John Keats

Después de conocer a los más brillantes autores del Romanticismo y gozar de su amor, la hermana de su amigo Charles, Fanny Brawne, murió joven con 26 años, como si estas experiencias fueran suficientes para nutrir su existencia. Keats fue enterrado en el cementerio no católico de Roma, también conocido como “el de los poetas”. Ya sea por auténtica o falsa modestia, en su tumba se puede leer la sentencia “Aquí descansa uno que grabó su nombre en agua”. Sabía que su paso por la vida era un espejismo, algo efímero. Era plenamente consciente que el alma y el cuerpo necesitan descansar. Shelley, al ver la tumba, exclamo que ese mausoleo “haría que cualquiera se enamorara de la muerte”. El que enamora en sí al poeta, es la idea de muerte, no el elemento material. El amigo, en un homenaje macabro y real, un año más tarde murió ahogado cerca de Nápoles, y fue enterrado en el mismo cementerio.

Volviendo al Keats vivo, apuntar que compuso unos 150 poemas. Sus mejores trabajos, los escribió cuando la muerte por tuberculosis, lo encontró el año 1821.Oda a la melancolía pertenece a esta ultima hornada lírica. Fue escrita en el año 1819 y publicada en el siguiente año. Se trata de un poema todavía discutido. Porque, aunque es un elogio a la tristeza, es paradójicamente, un canto a la vida. Proclama la necesidad imperiosa de huir de la negritud de la muerte. (No, no, no vayas al río del olvido). Pero la melancolía es un ingrediente de la vida, es la vida misma (Deseando el adiós: y con placer doloroso
La abeja se vuelve veneno). La alegría no podría existir sin la tristeza, como el día no podría existir sin la noche, porque de ella nace. Keats, lo sabe y en todo momento en sus versos está presente lo positivo junto con lo negativo (Con la belleza vive, belleza que morirá).

Oda a la melancolía

No, no, no vayas al río del olvido
No exprimas el acónito púrpura,
Deseando su venenoso vino.
No dejes que tu pálida frente sea besada
Por la noche, rubí uva de Belladona.
Ni hagas tu rosario con frutas del bosque
Ni dejes que el escarabajo ni la polilla vivan en
tu melancólica mente.

Ni que el búho trasnochador sea
Un compañero en los misterios de tu tristeza infinita
Porque la sombra a la sombra retorna, adormecida
Y ahoga la vigilia angustia del alma

Pero cuando la melancolía llega,
Repentina desde el cielo como una nube llorosa,
Que inunda las flores cuidadas por el sol
Y abril esconde la verde ladera en una mortaja
Entonces, seca la pena en una rosa de la mañana.
O en el salado arco Iris de las olas marinas.
O en la riqueza redonda de las peonías
O si tu amante muestra su fabulosa ira
Toma su mano y déjala tronar
Y mira en el profundo de sus incomparables ojos.

Con la belleza vive, belleza que morirá:
Y con la alegría, cuya mano sobre sus labios
siempre dice adiós
Deseando el adiós: y con placer doloroso
La abeja se vuelve veneno.
Pues en el templo del deseo, envuelta en un velo,
La melancolía es sagrada,
Aunque solo la ve aquel que con incansable
Paladar saborea la uva fatal de la alegría.
Su alma probará la tristeza de su poder
Y la expondrá entre sus nebulosos trofeos.

Oda a la malenconia

enero 18, 2010 — 4 comentarios

Oda a la malenconia
John Keats
1795-1821

Voz: Marta Salvador Torras
Duración: 3:30
Música: Tom Fahy (cc:by-sa)
Audiollibre gratis

Escuchar Poema:

Descargar gratis

Oda a la malenconia
John Keats

No, no, no vagis al riu de l’oblit,
ni exprimeixis l’acònit púrpura,
Desitjant el seu verinós vi.
Ni deixis que el teu pàlid front sigui besat
Per la nit, rubí raïm de belladona.
Ni fagis el teu rosari amb fruites del bosc
Ni deixis que l’escarabat ni l’arna visquin a la
teva trista ment
Ni que l’òliva pernoctadora sigui
una companya en els misteris de la teva tristesa sense fi:
Perquè l’ombra a l’ombra torna, adormida.
I afoga la vigília angoixant de l’ànima.

Però quan la malenconia arriba,
Repentina des del cel com un núvol ploraner,
Que rega les flors cuidades pel sol.
I abril amaga el verd turó en una mortalla.
Aleshores eixuga la pena en una rosa del matí.
O en el salat arc de San Martí de les ones marines.
O en la riquesa rodona de les peonies
O si la teva amant la seva abundosa ira mostra
Pren la seva mà i deixala tronar
I mira el profund dels seus incoparables ulls.

Amb la bellesa viu, bellesa que morirà:
I amb la joia del seu dit que sobre els llavis
sempre diu adéu,
Desitjant l’’adéu i amb plaer dolorós
L’abella es torna verí,
Doncs al temple del desig amb el seu vel,
la malenconia és sagrada,
Encara que només la pot veure aquell que amb infatigable
llengua menja el raïm fatal de la joia.
La seva ànima provarà la tristesa del seu poder
I l’exposarà entre els seus ennuvolats trofeus.


(Traducció del inglès de Marta Salvador)


John Keats
John Keats és considerat un dels grans poetes clàssics Britànics. Tot i així el destí no imaginava per a ell assignat el món de la cultura. Nascut al Londres de 1795, ser apartat de l’escola pels seus familiars i va començar de molt jove carrera com a aprenent de cirurgià i va llicenciar-se en farmàcia, Però va estudiar literatura de forma autodidacta. Enseguida és va identificar amb les corrents estètiques més modernes: el rebuig de la societat burgesa, el retorn a la natura, l’ús del llenguatge emocional i el culte a la mort i a la nit. És a dir amb el Romanticisme. Després dels seus primers treballs, la fortuna el va somriure i va entrar al cercle de Shelley i Lord Byron, els poetes per excel•lència del moviment, que l’introduïren al selecte món dels literats.

keats

Després de conèixer els més brillants autors del Romanticisme i gaudir del seu amor, amb germana del seu amic Charles, Fanny Brawne, va morir jove amb 26 anys, com si aquestes experiències ja fossin suficients per nodrir la seva existència. Keats va ser enterrat al cementiri no catòlic de Roma, també anomenat dels poetes. Ja sigui per autèntica o falsa modèstia, a la tomba es pot llegir la sentència “aquí descansa un que va gravar el seu nom en aigua”. Sabia que el seu pas per la vida era un miratge, quelcom efímer. Era plenament conscient que l’ànima i el cos necessiten descansar. Shelley al veure la tomba va exclamar que aquell mausoleu “faria que qualsevol s’enamorés de la mort”. Ell, com a romàntic estava enamorat de l’idea de la mort. El que l’enamora en sí al poeta és la idea de mort, no de l’element material. L’amic, en un homenatge macabra i real, un any més tard va morir ofegat, a prop de Nàpols. Va ser enterrat en aquell mateix cementiri.

Tornant al Keats viu, dir que va composar uns 150 poemes, Els seus millors treballs, els va escriure quan la mort, per tuberculosi el va trobar a l’any 1821. Oda a la melanconia pertany a aquesta última tongada lírica. Va ser escrita el 1819 i publicada a l’any següent. Es tracta d’un poema encara discutit. Tot i ser un elogi a la tristesa és, paradoxalment, un cant a la vida. Proclama la necessitat imperiosa de fugir de la negror de la mort. (No, no, no vagis al riu de l’oblit). Però la malenconia és un ingredient de la vida, és vida mateixa, (Desitjant l’adéu i amb plaer dolorós L’abella es torna verí). L’alegria no podria existir sense la tristor, com el dia no podria existir sense la nit. El dia sempre estarà amb deute amb la nit, perquè d’ell neix. Keats, ho sap i en tot moment els seus versos és pressent allò positiu amb allò negatiu (Amb la bellesa viu, bellesa que morirà).

Traducción en castellano de la Oda a la melancolía por Marta Salvador Torras

El vampir

noviembre 7, 2009 — Deja un comentario

vampir.
El vampir
Charles Baudelaire
Voz: Marta Salvador Torras
Duración: 1:40
Música: Sikos (cc:by-sa)
Descarga gratis

Escoltar poema:

Descargar

Tu, qui com una ganivetada

Dins, el meu cor gemegós vas entrar

Tu, qui fort com una porcada

de dimonis, vas venir boja y ornada.

Del meu esperit humiliat

Vas fer el teu llit y el teu regne

Infame a qui estic lligat

Com el pres a la cadena.

Com al joc al jugador

Com a l’ampolla el bebedor

Com als paràsits la carronya

Maleït, maleït siguis.

Vaig pregar a la ràpida espasa

Que em donés la llibertad

Vaig dir al perfid verí

Que allunyés ma maldad

L’espasa i el verí em van rebutjar

No et mereixes que set lliberi

De la teva esclavitud maleïda.

Idiota, si del seu domini

Et lliberessin els nostres esforços

Els teus petons resucitarien

El cadaver del teu vampir.

Charles Baudelaire

(Traducció del francès de Marta Salvador)


casarseArtículos de costumbre
El casarse pronto y mal
Mariano José de Larra
Voz: Paco Esquivias
Duración: 20 minutos
Música: Escape Philosophy
Antonio Raffone

(cc:by-sa)

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 1 Euro

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Irónica reflexión sobre la ignominia de las palabras y de la frase hecha “en este país“.

Escuchar más artículos de costumbre.


FantasmasHistoria de fantasmas
E.T.A. Hoffmann
1776-1882
Voz: David Tenreiro Martínez
Duración: 15 Minutos
Música: Ehma, Doc and Olga Scotland (cc:by-sa)
Audiolibros de Terror

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 1.50 Euros

DESCARGAR VÍA SELLFY



Ernst Theodor Amadeus Hoffmann nació en 1776 en la ciudad alemana de Königsberg y falleció en Berlín en 1822.
El propio Hoffmann dijo de sí mismo: “Yo soy como esos niños nacidos en domingo, que son capaces de ver cosas invisibles para los demás hombres”.

Imagen: Fantasma

He aquí un hombre, Ernst Theodor Ama-deus Hoffmann, que fue a la vez pintor, dibujante, hombre de leyes, músico y escritor. Compuso una ópera, basada en un drama de Calderón, y fue nombrado director musical de un teatro de Dresde. Admiró tanto a Mozart que cambió su nombre de pila por el del genial compositor. Hoffmann, sin embargo, debe su celebridad a sus maravillosos cuentos, con los que levantó un hermoso universo de realidades y ensueños, repleto de seres de carne y hueso, autómatas, fantasmas, cabezas parlantes, etc. Se considera a Hoffmann como creador del llamado cuento fantástico, precediendo a Poe y otros novelistas.

Otros autores románticos

Literatura alemana

Descargar Audiolibro : Historia de Fantasmas (ETA HoffmannI)

El rayo de luna

agosto 15, 2009 — 1 Comentario

rayolunaEl rayo de luna
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Romanticismo
Voz : María Teresa Ramírez García
Duración: 28 Minutos
Música: MusOpen

Escuchar Demo:

Precio de la descarga : 2 Euros

 

DESCARGAR VÍA SELLFY

Cantigas…., mujeres…., glorias…., felicidad…., mentira todo, fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginación y vestimos a nuestro antojo, y los amamos y corremos tras ellos, ¿para qué?, ¿para qué?, ¿para qué? Para encontrar un rayo de luna. Y en la Rima LXIX, La gloria y el amor tras que corremos, sombras de un sueño son que perseguimos, ¡Despertar es morir!

Imagen: Rayo de luna en el mar

Una de las mejores leyendas de Bécquer.
Más audiolibros de Bécquer

Descargar El rayo de luna en formato audiolibro


Larra1Artículos de costumbre
La calamidad europea
Mariano José de Larra
Voz: Paco Esquivias
Duración: 13 Minutos
Música: Escape Philosophy (cc:by)
.

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 1.50 Euros

 

DESCARGAR VÍA SELLFY

Larra nació en Madrid en 1809.
Se dedicó en cuerpo y alma al periodismo firmando sus artículos con el seudónimo de Fígaro.
Murió muy joven, a los 27 años de edad, en Madrid (1837).

Mariano José de Larra, retrato

En La Calamidad Europea, Mariano José de Larra ironiza una vez más sobre la forma de vivir española, es decir sobre el costumbrismo.

DESCARGAR AUDIOLIBRO


Larra2Artículos de costumbre
La cuestión transparente
Mariano José de Larra
Voz: Paco Esquivias
Duración: 6 Minutos
Música: Tom Fahy (cc:by)
Audiolibro gratis

Escuchar artículo:

Descargar Gratis

Un mordaz artículo del romántico Larra.

No ha dos días que un señor orador apellidó en el Estamento de Procuradores a la cuestión de los empleos «cuestión transparente», porque detrás de ella, por más que se quiera evitar, siempre se ven las personas. Nosotros pensamos lo mismo. Hay expresiones felices que nunca quedarán, en nuestro entender, bastante grabadas en la memoria. Cuánto sea el valor de estas expresiones, dichas en tiempo y lugar, no necesitamos inculcárselo al lector. Felices son por lo bien ocurridas, felices por el apropósito, y felices, en fin, porque hacen fortuna. Estas expresiones, de tal suerte dispuestas y colocadas, suelen ser el cachetero de las discusiones, la última mano, la razón, en fin, sin réplica ni respuesta. Después que un orador ha dicho en clara y distinta voz que el Pretendiente es un faccioso más, ya quisiera yo saber qué se le contesta. Cuando un orador suelta el «mal aconsejado», el «inoportuno», el «cimiento» y la «rama podrida», ya quisiera yo que me dijeran hasta qué punto puede llevarse la cuestión en cuestión; y si hay oradores, si hay epítetos y adjetivos, si hay expresiones felices, hay cuestiones que no lo son menos. Una cuestión, cuando es una simple cuestión, es una cuestión y nada más. Pero hay cuestiones de cuestiones. Las hay espesas y de suyo oscuras y enmarañadas, al trasluz de las cuales nada se ve; puédese escribir encima de ellas non plus ultra: nada hay más allá. Entre éstas pudiera muy bien clasificarse la de los derechos sociales. ¿Qué se ve al través de esta cuestión? Nada ciertamente: algún «visto», algún «veremos», o por mejor decir algún «no veremos». La de la libertad de imprenta. He aquí otra cuestión, oscura, negra como boca de lobo. Encima de ella ya se distinguen algunas prohibiciones, tal cual destierro; pero al trasluz, ¿qué se ve detrás? Absolutamente nada; como dice Guzmán en La pata de cabra, «sólo se ve que no se ve nada». La de la Milicia Urbana: he aquí una señora cuestión; ésta es más tupida que una manta. ¿Qué se ve detrás? Es todo lo más si confusamente se divisa por encima un reglamento, que se las puede apostar en enmiendas y fe de erratas al mismo diccionario geográfico. Es todo lo más si en la superficie se distinguen algunos miles de hombres sin fusiles, y multitud de fusiles sin hombres. Pero al trasluz nada. Semejante al retablo de maese Pedro, las pocas figuras que hay, todas están delante. Detrás ni aun Ginesillo de Parapilla y Pasamonte, que las mueve, se distingue.

Estas cuestiones, pues, oscuras y tupidas, no valen nada. Las grandes cuestiones son las transparentes. La de los empleos, por ejemplo: he aquí una cuestión de pura gasa. Aquí es donde se ve claro: detrás de ella no se necesita lente para echar de ver los empleos, y no tamaños como avellanas; el más pequeño aparece a guisa de prodigio microscópico, más grande que nuestra misma libertad, y en punto a tamaños no hay más que ponderar; pues aun se ve más, porque detrás del empleo se ve a lo lejos (un poco más en pequeño, es verdad) al hombre, pero se ve. ¡Qué no se divisa detrás de ciertos empleos, y no a ojos vistas precisamente, sino aun a cierra ojos! Se ven los empleados de los diez años; verdad es que apenas se ven los de los tres; pero, en fin, se ve; en una palabra, se ve que se ve algo; se ve que se verá más; y se verá, digámoslo de una vez, lo que siempre se ha visto; los compromisos, los amigos, los parientes… es el gran punto de vista: todo se ve. ¡Fatalidad de las cosas humanas! En las otras cuestiones anhelaríamos la transparencia. Y en ésta, en que se ve, nos hallamos precisados a exclamar: «¡Ojalá no se viera!».

El Observador, n.º 97, 19 de octubre de 1834. Firmado: F

Romanticismo

Cerraron sus ojos

junio 4, 2009 — 3 comentarios

cerraronCerraron sus ojos
Rima
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: Macu Gómez
Duración: 3 Minutos
Múscia: Torley on piano (cc:by)
Audiolibro gratis

Escuchar Poema:

¡Descargar ahora!

 

Extraído de Rimas [Rima LXXIII]
Cerraron sus ojos
que aún tenía abiertos,
taparon su cara
con un blanco lienzo,
y unos sollozando,
otros en silencio,
de la triste alcoba
todos se salieron.

La luz que en un vaso
ardía en el suelo,
al muro arrojaba
la sombra del lecho,
y entre aquella sombra
veíase a intérvalos
dibujarse rígida
la forma del cuerpo.

Despertaba el día
y a su albor primero
con sus mil ruidos
despertaba el pueblo.
Ante aquel contraste
de vida y misterio,
de luz y tinieblas,
yo pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la casa, en hombros,
lleváronla al templo,
y en una capilla
dejaron el féretro.
Allí rodearon
sus pálidos restos
de amarillas velas
y de paños negros.

Al dar de las Ánimas
el toque postrero,
acabó una vieja
sus últimos rezos,
cruzó la ancha nave,
las puertas gimieron
y el santo recinto
quedóse desierto.

De un reloj se oía
compasado el péndulo
y de algunos cirios
el chisporroteo.
Tan medroso y triste,
tan oscuro y yerto
todo se encontraba
que pensé un momento:

¡Dios mío, qué solos
se quedan los muertos!

De la alta campana
la lengua de hierro
le dio volteando
su adiós lastimero.
El luto en las ropas,
amigos y deudos
cruzaron en fila
formando el cortejo.

Del último asilo,
oscuro y estrecho,
abrió la piqueta
el nicho a un extremo;
allí la acostaron,
tapiáronle luego,
y con un saludo
despidióse el duelo.

La piqueta al hombro
el sepulturero,
cantando entre dientes,
se perdió a lo lejos.
La noche se entraba,
el sol se había puesto:
perdido en las sombras
yo pensé un momento:

¡Dios mío, que solos
se quedan los muertos!

En las largas noches
del helado invierno,
cuando las maderas
crujir hace el viento
y azota los vidrios
el fuerte aguacero,
de la pobre niña
a veces me acuerdo.

Allí cae la lluvia
con un son eterno;
allí la combate
el soplo del cierzo.
Del húmedo muro
tendida en el hueco,
¡acaso de frío
se hielan los huesos…!
(…)

¿Vuelve el polvo al polvo?
¿Vuela el alma al cielo?
¿Todo es, sin espíritu,
podredumbre y cieno?
No sé; pero hay algo
que explicar no puedo,
algo que repugna
aunque es fuerza hacerlo
a dejar tan tristes,
tan solos los muertos.

G.A. Bécquer


sun behind the bell towerLa cruz del diablo
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: Paloma Martínez Muñoz
Duración: 45 Minutos
Música: Olga Scotland (cc:by)
Edición
DjJuanBeat

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 2 Euros

Descargar

Esta leyenda cuenta la historia de una cruz maldita que se halla en las cuevas de Bellver…

Historia contada por el propio Bécquer en 1860, como si fuese cierta. No te pierdas esta Leyenda.

Imagen: cueva. La cruz del diablo

Ir a todos nuestros audiolibros de Gustavo Adolfo Bécquer
Descargar esta Leyenda de Bécquer

El capote

mayo 13, 2009 — 1 Comentario

CapoteEl capote
o El abrigo
Nikolái Vasílievich Gógol
Voz: Paco Segura
Duración: 75 Minutos
Música: Zero-project y Daniel H (cc:by-sa)

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 2 Euros

DESCARGAR AUDIOLIBRO

 

Nicolás Gogol nació en Poltava en 1809, en una Rusia donde seguían vigentes las estructuras feudales: señores, siervos y sobre todo, mucha pobreza. Fue el precursor del Romanticismo Ruso. Murió en Moscú en 1852.

Parece imposible superar el patetismo tan crudo que plantea Gogol en este genial relato, El capote. Su protagonista, Akakí Akákievich consigue que sintamos a este pobre desdichado como alguien cercano e íntimo.

DESCARGAR


ojos_verdesLos ojos verdes
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Ramírez García
Duración: 23 Minutos
Música: Carlos & Miguel, Gregoire Lourme y Doc (cc:by-sa)

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 2 Euros

 

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Hace mucho tiempo que tenía ganas de escribir cualquier cosa con este título. Hoy, que se me ha presentado ocasión, lo he puesto con letras grandes en la primera cuartilla de papel, y luego he dejado a capricho volar la pluma.
Yo creo que he visto unos ojos como los que he pintado en esta leyenda. No sé si en sueños, pero yo los he visto. De seguro no los podré describir tal cuales ellos eran: luminosos, transparentes como las gotas de la lluvia que se resbalan sobre las hojas de los árboles después de una tempestad de verano. De todos modos, cuento con la imaginación de mis lectores para hacerme comprender en este que pudiéramos llamar boceto de un cuadro que pintaré algún día…

Imagen: Ojos verdes - leyenda

Ir a todos nuestros audiolibros de Gustavo Adolfo Bécquer

Descargar Leyenda: Ojos Verdes


organMaese Pérez el organista
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Ramírez García
Duración: 42 Minutos
Música: Classiccat, Evan, Windpearl
(cc:by-sa)
FX : Audiolibro.org

Escuchar Demo:

Descargar Demo

Precio de la descarga: 2 Euros

DESCARGAR AUDIOLIBRO : MAESE PÉREZ EL ORGANISTA

 

Tenemos el placer de presentar nuestra adaptación en formato audiolibro con una cuidada ambientación sonora de una de las leyendas más espectaculares de Gustavo Adolfo Bécquer, la leyenda del ciego anciano Maese Pérez, el organista de la iglesia de Santa Inés de Sevilla cuya forma de interpretar en el órgano no es comparable con ningún otro organista de este mundo. Humano y bondadoso ayuda a los más necesitados sabiendo que un día tendrá la ocasión de estar en presencia de Dios. Pero un día todo cambió…

“¿En qué consiste que el órgano de maese Pérez suena ahora tan mal? -¿Y el alma del organista?”

Imagen Interior convento de Santa Inés

Audiolibros de misterio

Descargar Audiolibro: Leyenda : Maese Pérez el Organista


brightly lit stone crossEl huésped de Drácula
(El invitado de Drácula)
Bram Stoker
Voz: Carlos Alberto Lara Carranza
Duración: 30 Minutos
Romanticismo
Música: Mertruve & Doc (cc:by-sa)

Escuchar Demo:

Descargar Demo

Precio de la descarga: 2 Euros

Descargar : El huésped de Drácula

 

Abraham Stoker nace en Irlanda en 1847 y muere en Londres, Inglaterra en 1912.

Bram Stoker (pseudónimo) se hizo famoso por su célebre novela vampiresca Drácula que fue publicada en 1897. La creación de este personaje ha inspirado un sinfín de novelas, cuentos y relatos, continuaciones, películas, cómics…

 Imagen: El huésped de Drácula de Bram Stoker

El huésped de Drácula (o El invitado de Drácula) es un relato de terror y misterio publicado a título póstumo en 1914. Jonathan Harker continúa su diario con esta gótica y romántica narración sobre el vampiro más famoso de la Literatura. Seguro que esta ambientada versión sonora será del agrado de todos los amantes del Terror y el Misterio.

Descargar Audiolibro : El Invitado de Drácula

Versión CD-Audio

Terror y Misterio


Old bookIntroducción a las leyendas
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Ramírez García
Duración: 15 Minutos

Música: Classiccat
Audio Completo
.
Descargar Gratis

Escuchar Leyenda:

DESCARGAR LEYENDA

Audiolibros de Gustavo Adolfo Bécquer

Por los tenebrosos rincones de mi cerebro, acurrucados y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasía, esperando en silencio que el arte los vista de la palabra para poderse presentar decentes en la escena del mundo.

Fecunda, como el lecho de amor de la miseria, y parecida a esos padres que engendran más hijos de los que pueden alimentar, mi musa concibe y pare en el misterioso santuario de la cabeza, poblándola de creaciones sin número, a las cuales ni mi actividad ni todos los años que me restan de vida serían suficientes a dar forma.

Y aquí dentro, desnudos y deformes, revueltos y barajados en indescriptible confusión, los siento a veces agitarse y vivir con una vida oscura y extraña, semejante a la de esas miríadas de gérmenes que hierven y se estremecen en una eterna incubación dentro de las entrañas de la tierra, sin encontrar fuerzas bastantes para salir a la superficie y convertirse, al beso del sol, en flores y frutos.

Conmigo van, destinados a morir conmigo, sin que de ellos quede otro rastro que el que deja un sueño de la media noche, que a la mañana no puede recordarse. En algunas ocasiones, y ante esta idea terrible, se subleva en ellos el instinto de la vida, y agitándose en formidable aunque silencioso tumulto, buscan en tropel por dónde salir a la luz, de entre las tinieblas en que viven. Pero, ¡ay!, que entre el mundo de la idea y el de la forma existe un abismo que sólo puede salvar la palabra, y la palabra, tímida y perezosa, se niega a secundar sus esfuerzos. Mudos, sombríos e impotentes, después de la inútil lucha vuelven a caer en su antiguo marasmo. ¡Tal caen inertes en los surcos de las sendas, si cesa el viento, las hojas amarillas que levantó el remolino!

Estas sediciones de los rebeldes hijos de la imaginación explican algunas de mis fiebres: ellas son la causa, desconocida para la ciencia, de mis exaltaciones y mis abatimientos. Y así, aunque mal, vengo viviendo hasta aquí paseando por entre la indiferente multitud esta silenciosa tempestad de mi cabeza. Así vengo viviendo; pero todas las cosas tienen un término, y a éstas hay que ponerles punto.

El insomnio y la fantasía siguen y siguen procreando en monstruoso maridaje. Sus creaciones, apretadas ya como las raquíticas plantas de un vivero, pugnan por dilatar su fantástica existencia disputándose los átomos de la memoria, como el escaso jugo de una tierra estéril. Necesario es abrir paso a las aguas profundas, que acabarán por romper el dique, diariamente aumentadas por un manantial vivo.

¡Andad, pues! Andad y vivid con la única vida que puedo daros. Mi inteligencia os nutrirá lo suficiente para que seáis palpables; os vestirá, aunque sea de harapos, lo bastante para que no avergüence vuestra desnudez. Yo quisiera forjar para cada uno de vosotros una maravillosa estrofa tejida con frases exquisitas, en la que os pudierais envolver con orgullo como en un manto de púrpura. Yo quisiera poder cincelar la forma que ha de conteneros, como se cincela el vaso de oro que ha de guardar un preciado perfume. Mas es imposible.

No obstante, necesito descansar; necesito, del mismo modo que se sangra el cuerpo por cuyas henchidas venas se precipita la sangre con pletórico empuje, desahogar el cerebro, insuficiente a contener tantos absurdos.

Quedad, pues, consignados aquí como la estela nebulosa que señala el paso de un desconocido cometa, como los átomos dispersos de un mundo en embrión que avienta por el aire la muerte antes que su creador haya podido pronunciar el fiat lux que separa la claridad de las sombras.

No quiero que en mis noches sin sueño volváis a pasar por delante de mis ojos en extravagante procesión pidiéndome, con gestos y contorsiones, que os saque a la vida de la realidad, del limbo en que vivís, semejantes a fantasmas sin consistencia. No quiero que al romperse este arpa, vieja y cascada ya, se pierdan, a la vez que el instrumento, las ignoradas notas que contenía. Deseo ocuparme un poco del mundo que me rodea, pudiendo, una vez vacío, apartar los ojos de este otro mundo que llevo dentro de la cabeza. El sentido común, que es la barrera de los sueños, comienza a flaquear, y las gentes de diversos campos se mezclan y confunden. Me cuesta trabajo saber qué cosas he soñado y cuáles me han sucedido. Mis afectos se reparten entre fantasmas de la imaginación y personajes reales. Mi memoria clasifica, revueltos, nombres y fechas de mujeres y días que han muerto o han pasado, con los días y mujeres que no han existido sino en mi mente. Preciso es acabar arrojándoos de la cabeza de una vez para siempre.

Si morir es dormir, quiero dormir en paz en la noche de la muerte, sin que vengáis a ser mi pesadilla maldiciéndome por haberos condenado a la nada antes de haber nacido. Id, pues, al mundo a cuyo contacto fuisteis engendrados, y quedad en él como el eco que encontraron en un alma que pasó por la tierra sus alegrías y sus dolores, sus esperanzas y sus luchas.

Tal vez muy pronto tendré que hacer la maleta para el gran viaje. De una hora a otra puede desligarse el espíritu de la materia para remontarse a regiones más puras. No quiero, cuando esto suceda, llevar conmigo, como el abigarrado equipaje de un saltimbanqui, el tesoro de oropeles y guiñapos que ha ido acumulando la fantasía en los desvanes del cerebro.

Gustavo Adolfo Bécquer
Junio de 1868


BackgroundLa creación-Poema indio
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Rámírez García
Duración: 15 Minutos
Música: Tom Fahy (cc:by-sa)

 

 

Escuchar demo:

Precio de la descarga: 1.50 Euros

20 Pistas

 

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Los aéreos picos del Himalaya se coronan de nieblas oscuras en cuyo seno hierve el rayo, y sobre las llanuras que se extienden a sus pies flotan nubes de ópalo, que derraman sobre las flores un rocío de perlas.

 Ilustración con el Himlaya de fondo

Sobre la onda pura del Ganges se mece la simbólica flor del loto, y en la ribera aguarda su víctima el cocodrilo, verde como las hojas de las plantas acuáticas, que lo esconden a los ojos del viajero.

En las selvas del Indostán hay árboles gigantescos, cuyas ramas ofrecen un pabellón al cansado peregrino, y otros cuya sombra letal lo llevan desde el sueño a la muerte.

El amor es un caos de luz y de tinieblas; la mujer, una amalgama de perjurios y ternura; el hombre un abismo de grandeza y pequeñez; la vida, en fin, puede compararse a una larga cadena con eslabones de hierro y de oro…

Audiolibros de literatura española

Descargar Leyenda


camaraLa Cámara de los tapices
Walter Scott
Voz: Paco Esquivias
Duración: 40 Minutos

Música: Gregoire Lourme (cc:by-sa)
FX : Audio-libro.com

.

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 2 Euros

Descargar Audiolibro : La cámara de los tapices

Walter Scott nació en Edimburgo (Escocia) en 1771. Fue el principal y más típico representante del romanticismo inglés. Creador de la novela histórica. Falleció en 1832.

La cámara de los tapices narra la historia de un oficial británico de regreso a su patria tras la fallida guerra americana. La historia comienza cuando el general Browne decide visitar un castillo medieval en el que pasará una noche espeluznante dentro de su aislado alojamiento…

Una historia de fantasmas.

VERSIÓN CD-AUDIO

Literatura escocesa

Romanticismo

Terror

Ajorca de oro, La

abril 29, 2009 — 1 Comentario

Ajorca
La Ajorca de Oro
Leyenda
Gustavo Adolfo Bécquer
Voz: María Teresa Ramírez García
Duración: 20 Minutos
Música: Distimia y Antonio Raffone (cc:by-sa)

 

Escuchar Demo:

Precio de la descarga: 1.50 Euros

 

DESCARGAR AUDIOLIBRO

Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla en 1838 y falleció en Madrid en 1870.
Sus poesías líricas (Rimas) y sus Leyendas ejercieron gran influencia en España. Alcanzó amplia popularidad y la crítica le reconoce valores superiores a la mayoría de los poetas románticos.

Imagen: Interior de la Catedral de Toledo

La ajorca de oro cuenta la historia de Pedro y su amada María la cual ansiaba poseer la ajorca de oro de la Virgen del Sagrario de Toledo.

Descargar Audiolibro : La ajorca de oro